top of page
Spanska.jpg

Nerea Lahoz

Nuestra profesora de español trabaja como profesora en otra escuela internacional en Mallorca y por respeto al colegio y sus alumnos no podemos publicar todavía su nombre y foto.

Enamorada de la isla que la vio nacer, vivir en Mallorca ha sido para ella un golpe de suerte. Desde pequeña tuvo claro su futuro como educadora, por lo que cursó estudios de Educación Primaria en la Universitat de les Illes Balears. Desde entonces, ha trabajado durante seis años en un colegio internacional de Mallorca. En este puesto, ha sido profesora de español como lengua extranjera y de Lengua Castellana para nativos. Ambas materias la mantienen motivada para seguir aprendiendo con y para sus alumnos.


La Escuela Internacional Raoul Wallenberg representa para ella una oportunidad para seguir creciendo con los alumnos en un entorno excepcional. Lo que más le atrajo del colegio fue su enfoque en valores fundamentales, en particular su firme compromiso con el presente y el futuro de la sociedad, así como su inmersión en la cultura y el entorno de la isla. Aún recuerda su admiración por las metodologías de enseñanza escandinavas cuando aún estaba en la universidad, y ahora tiene la oportunidad de experimentarlas de primera mano. Su motivación para trabajar en una escuela sueca radica en el compromiso de contribuir al enriquecimiento educativo de una sociedad reconocida por su énfasis en la equidad, la innovación pedagógica y la promoción de un entorno de aprendizaje inclusivo y dinámico.


Viajar es una de sus pasiones, y trabajar en una escuela internacional le permite hacerlo sin necesidad de subirse a un avión. En las escuelas internacionales se tiene la oportunidad de conocer otras culturas, perspectivas y costumbres. Es una oportunidad para aprender de otras personas. En su caso, al ser de Mallorca, está deseosa de transmitir todos los aspectos de su cultura a los alumnos, así como enseñarles las tradiciones y disfrutarlas junto con los estudiantes.
 

Apasionada de la lectura, le encanta inculcar su amor por la literatura a sus alumnos. Esto le permite adentrarse en el maravilloso mundo que los niños esconden en sus mentes y aprender a ver la vida desde su punto de vista. Como profesora, cree firmemente en acompañar a los alumnos en su viaje de aprendizaje, utilizando las clases como un momento donde la palabra "aprender" es sinónimo de curiosidad, diversión y motivación. Le gusta que este aprendizaje surja de los alumnos como resultado del entusiasmo que transmitan sus profesores por la materia. Considera que para cultivar la excelencia académica y personal de los alumnos es fundamental fomentar la confianza en sí mismos, proporcionándoles las herramientas necesarias para desarrollar todo su potencial y creer en sus propias capacidades. Está convencida que, para lograr estas aspiraciones, no hay que descuidar ninguno de los componentes de la comunidad educativa y trabajar de forma cooperativa entre padres, profesores y, por supuesto, alumnos.
 

Considera que la escuela es un espacio crucial no solo para el crecimiento intelectual sino también para el desarrollo personal, donde se fomenta el enriquecimiento tanto en conocimientos como en aspectos humanos. Es esencial recordar que nunca debemos pasar por alto nuestra dimensión humana en el proceso educativo. Está completamente segura de que el Raoul Wallenberg International School es el lugar ideal para que esto ocurra.

bottom of page